Confirma Fiscalía de Puebla muerte de Mara Fernanda

Confirma Fiscalía de Puebla muerte de Mara Fernanda

topp

Fue privada de su libertad y trasladada a un hotel donde fue ultimada y luego tirada envuelta en una sábana en Xonacatepec, Puebla.

Tlaxcala, Tlax, a 15 de septiembre de 2017 (Sergio Espinoza).- Ricardo Alexis N., el conductor nayarita de Cabify. fue quién probablemente privó de su libertad a Mara Fernanda Castilla Miranda, la llevó al “Hotel Del Sur”, donde la asesinó, envolvió el cadáver en una sábana y después lo tiró en una barranca en la zona de Xonacatepec y Barranca Honda, en el estado de Puebla y no en Tlaxcala, como se ha manejado en algunos medios de comunicación.

Así lo informó Víctor Carrancá Bourget, el Fiscál General de Puebla,  quién en conferencia de prensa lamentó los hechos y confirmó que el cuerpo de la estudiante de Ciéncias Políticas de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP) fue localizado sin vida en un predio rústico en Xonacatepec.

Dejando a un lado el tema de la trata de personas, el titular de la Fiscalía General de Puebla (FGP), reconoció el trabajo coordinado con la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) de Tlaxcala, y se comprometió, a nombre del Gobierno poblano, a que el caso no quedará impune “para que el responsable de estos hecho sea sancionado severamente”.

Interesante!!  Alcanza 40 por ciento cifra de negocioturísticos con distintivo de calidad

Posteriormente, Carrancá Bourget dio a conocer de forma cronológica el avance que hasta el momento tienen las investigaciones, las que han permitido este viernes (ocho días después de que Mara Fernanda fue últimada) alrededor de las 13:00 horas dar con el paradero  de los restos mortales de la estudiante universitaria.

moddle

Información proporcionada por el Fiscal, que fue apoyada por la proyeccion de diapositivas, Mara Fernanda fue llevada por Ricardo Alexis  N., chofer de Cabify, en el vehículo marca Chevrolet tipo Sonic con placas de circulación UAY-5468 después de las 5:30 horas del pasado 8 de septiembre a un hotel, según se indica en la carpeta de investigación número 14652/2017 CDI.

Y es que según grabaciones, a las que tuvo acceso la FGP, Mara y el chófer ingresaron a una habitación del “Hotel del Sur” y es probable que el operador de Cabify le haya quitado la vida para posteriormente envolverla en una sábana y tirar su cuerpo en la barranca antes descrita, para luego realizar otras actividades, como ir a una tienes de conveniencia y trasladarse a su domicilio, localizado en San Cosme Xaloztoc, Tlaxcala.

Interesante!!  Por “cerrón”, vuelca tráiler en la Apizaco-Tlaxcala

Cabe señalar que un rastro de liquido hemático en la habitación y el faltante de la sabana, además de los videos, confirman la estancia de Mara y el chófer en el hotel ya referido. Las autoridades ministeriales tienen en su poder la sábana con el logotipo del “Hotel del Sur” como prueba sustancial que implican a Ricardo Alexis N. en este crimen, que ha causado conmoción en varios puntos del país.

Al mismo tiempo, Carrancá Bourget no pudo establecer las causas específicas por las que la joven universitaria dejó de existir, ya que las pruebas científicas (necropsia) están en pleno desarrollo, así como los registros de las llamadas del teléfono de la víctima que lo vinculan con el probable responsable.

Interesante!!  Critica ONG falta de legitimidad de ombudsman y le pide demostrar autonomía

En la sesión de preguntas y respuestas, que giró en torno al hallazgo del cuerpo de Mara Fernanda y que por momentos se tornó tensa, el Fiscal poblano desestimó la posibilidad de un posible feminicidio, lo que dijo corresponde deterninar al Juez de la causa.

Mientras está pendiente y se desconoce si sigue en pié, la manifetación pública en Xalapa, Estado de Veracruz, de donde era originaria Mara Fernanda Castilla Miranda, quién estuvo ilocalizable por espacio de una semana y fue ubicada sin vida, lo que ha generando muestras de enojo y furia por parte de algunos usuarios en las redes sociales, que le “atizan” al caso con manifestaciones de odio que se han tornado hasta radicales.